Arreglos florales con eucalipto

Los tallos de eucalipto un buen complemento

1- Finalmente incorpore y fije al conjunto un círculo de tallos de eucalipto. Las hojas de eucalipto formarán el borde del ramillete, y además cubrirán cualquier alambre que haya al descubierto.
2- Para proporcionar al ramillete un asa, ponga el grueso de alambres sobre su mano en diagonal, y recorte cualquier alambre sobrante. Cúbralos con cinta de floristería y envuelva el asa con cinta.
El diseño del presente ramillete de novia sigue el método Victoriano, permitiéndose, sin embargo, cierta libertad a la hora de escoger los elementos que componen algunos de sus círculos. La elaboración de esta composición floral requiere, sin duda, bastante tiempo, aunque la belleza del resultado final es tal, que la novia querrá, sin duda, conservarlo para siempre.
COMPOSICIÓN CON HIERBAS SECAS
Este diseño floral es un conjunto simbólico de hierbas decorativas secas. Se sustenta en la sutileza de las variaciones en el color y la textura de las hierbas empleadas, y consigue un efecto natural, a la vez que espléndido.
La composición puede colgarse de la pared de una iglesia en tiempo de cosecha, o colocarse también en los extremos de sus bancos. En casa se puede colgar de la pared, o emplearse como centro de mesa.
MATERIALES
1 ramito de triticale natural seca; 1 ramito de linaza natural seca; 1 ramito de “Nigella Orientalis” natural seca; 1 ramito de alpiste natural seco; tijeras; alambre de 0,71 mm de grosor; una trenza de paja de 60 cm de longitud aproximadamente; hilo; rafia.
Aunque los materiales empleados en esta composición deben sustentarse en alambre, la elaboración de este arreglo es relativamente sencilla, además de muy placentera.
1- Divida cada ramito de hierba en 8 ramitos, hasta conseguir 32 ramitos sueltos. Corte los tallos, de una longitud de unos 15 cm y construya una base de soporte doble sobre cada grupo, con alambre de 0,71 mm.
2- Comience atando con hilo un ramito de triticale, ya sustentado en alambre, a la parte inferior de la trenza de paja. Coloque después un ramito de linaza encima, a la izquierda, coincidente en parte con el triticale, y cíñalo a la trenza con hilo. Coloque encima un ramito de “Nigelia Orientalis”, a la derecha, y hágalo coincidir también con el triticale. Termine la secuencia colocando un ramito de alpiste directamente sobre el triticale, coincidentes en parte, y sujételo a la trenza con hilo.
3- Repita este patrón ocho veces, para utilizar las cuatro variedades de hierbas, uniendo cada ramito a la trenza con hilo.
4- Cuando haya alcanzado la parte superior de la trenza, sujete ésta firmemente con hilo y recorte cualquier alambre que sobresalga.
5- Haga un lazo con rafia y átelo a la parte superior de la trenza ya decorada, cubriendo con él los alambres y el hilo.
GUIERNALDA PARA CELEBRAR LAS COSECHAS
El tiempo de la cosecha evoca imágenes de frutas, verduras y de espigas de maíz. La presente guirnalda de flores secas incorpora mazorcas de maíz como referente a este tiempo, reforzado visualmente por hongos, un fruto de otoño menos conocido, y también girasoles, que sirven como recuerdo de los días de verano pasados.
MATERIALES
27 corolas de girasol secas; alambre de 0,71 mm de grosor; cinta de floristería (cinta para envolver tallos); tijeras; 30 hongos secos (de varios tamaños); 3 mazorcas de maíz secas; una vid en forma de anillo grande; rafia.
El gran tamaño de esta sencilla, a la vez que original, combinación de materiales proporciona a nuestra guirnalda un fuerte impacto visual.
1- Construya una base de soporte doble sobre cada flor de girasol, con alambre de 0,71 mm. Cubra con cinta los tallos, y agrúpelos de tres en tres. Haga una base de soporte doble con alambre de 0,71 mm, y cubra todos los tallos. Construya una base de soporte doble sobre los hongos con alambre de 0,71 mm. Quizá debe cortar el alambre para que pueda atravesar los hongos y se doble para formar la base de soporte doble.
2- Agrupe las mazorcas de maíz y sitúelas en el fondo de la vid. Empuje sus tallos por entre la vid y crúcelos sobre sí mismos para crear una forma de abanico. Fije las mazorcas de maíz a sí mismas y a la vid con alambre de 0,71 mm de grosor.
3- Seguidamente añada los grupos de girasoles y sitúelos de forma uniforme por toda la circunferencia del anillo, empujando y sujetando con firmeza los alambres que los sustentan por entre la vid. Estos grupos de girasoles deben alternarse entre las caras interior y exterior de la vid.