Parte 1 – Lo Que Realmente Quieren Las Mamás

Aceptémoslo o no,  sabemos muy poco sobre lo que quieren nuestras madres. En otras palabras no las conocemos tanto como queremos pensar. La mayoría de las cosas que sabemos de ellas se basa en nuestra experiencia y lo que hemos vivido con ellas mientras crecíamos.

El desconocimiento de su realidad se agudiza mucho más si somos hombres, ya que no tenemos forma de experimentar a nuestras mamás como realmente son.

Esto porque la forma como procesamos la realidad que nos rodea es significativamente diferente a como lo hacen las mujeres.

Por esta razón me he tomado la tarea de profundizar en la realidad de aquellas mujeres que llamamos “Madres” para concluir que sin darnos cuenta, esencialmente las hemos ignorado durante mucho tiempo.

Pero debo señalar que no es nuestra intención consciente de hacerlo. Y esto en ninguna manera sugiere que no las  amemos de verdad. Solo que los hombres no estamos hechos para conectarnos con ellas y su realidad al nivel más apropiado.

¿Quién es Esa Mujer a la Que Llamamos  Madre?

regalo para mamáLo primero de lo cual tenemos que ser conscientes es que, la maternidad cambia profundamente a las mujeres y para siempre,  porque después de tener un hijo empiezan a vivir y respirar para dos.  Ninguna mujer podrá evitar ser diferente después del embarazo y el nacimiento de su hijo.

Pero, ¿porque?

Descubrimientos recientes han mostrado que, “la maternidad cambia  a las mujeres, porque literalmente altera la estructura y la funcionalidad del cerebro de una manera irreversible”.

En otras palabras, hace que el cerebro de ellas cambie físicamente y empiece a funcionar muy diferente a como lo hacía antes de ser madre. Esta es una de las maneras de la naturaleza para aumentar las probabilidades de sobrevivir de las crías.

¿Cómo funciona este cambio?

como funciona el cambio de ser mamáProfundamente enterrado en el código genético existen disparadores del “comportamiento materno básico”  que fueron preparados por las hormonas del embarazo, activados por el parto, y reforzada por el contacto físico cercano con él bebe.

Una madre es alterada  desde el interior por el adorable pequeño “Alíen” que lleva. Es un rasgo que tienen en común con las ovejas, hámsters monos y babuinos.

El cableado natural del cerebro de la mujer, responde a las señales básicas: el crecimiento de un feto en su vientre, el nacimiento de su bebé, su contacto lechal, el olfato, y la cercanía frecuente de piel a piel con su bebé.

Incluso las madres adoptivas, y las mujeres que nunca han estado embarazadas pueden responder maternalmente después del contacto cercano y cotidiano con un bebé.

Estas señales físicas del niño forjan nuevos caminos neuroquímicos en el cerebro que crean y refuerzan los circuitos maternales del cerebro ayudados por impresión química y un enorme aumento de la oxitocina.

Estos cambios dan lugar a un agresivo, motivado y muy protector cerebro que fuerza a la “nueva madre” para alterar sus respuestas y prioridades en toda su vida.

Ella queda relacionada con esta persona de una manera que nunca se ha relacionado con ninguna otra persona en su vida. Desde su instinto todo está en juego, es una cuestión de vida o muerte.

Parte 2 – El nacimiento de los conflictos de una Madre

Deja un comentario