Bases para arreglos florales

RECIPIENTES Y COLOR
Una forma de escoger una combinación de color es utilizar el recipiente como fuente de inspiración. Si ese recipiente es de metal, encajarían los siguientes colores:
• Grises, rosas y azules para el peltre;
• Amarillos y melocotón para el latón;
• Melocotón, albaricoque y cremas para el cobre;
• Rosas, azules y blancos para la plata
No hay necesidad de utilizar estos colores exclusivamente, aunque la lavanda azul en el peltre, la milenrama amarilla en el latón y una siempreviva de tono albaricoque en un recipiente de cobre harán una buena combinación, y resaltarán la calidad individual del metal utilizado. Los tonos naranjas y vinos en el peltre no son muy afortunados. Los tonos rosados hacen buena compañía con el cobre y la plata y no tanto con el latón.
Si tu recipiente es de un color oscuro y estás utilizando materiales en los que también predominan los tonos apagados trata de darle vida al diseño añadiendo un tinte pastel. Por el contrario, si el recipiente es de un color claro, por ejemplo de un canasto de mimbre descolorido, trata de introducir algún elemento oscuro para que dé profundidad y resalte las pinceladas de pastel.
ESPACIO
En los diseños tradicionales, el espacio se utiliza dentro de los arreglos florales para mostrar la forma individual, el color y la textura de cada tallo de flores o testas de semillas. Los tallos se colocan en diversos ángulos para que puedan apreciarse todos los aspectos del tallo en flor. Ya que todos los tallos parecen surgir de un mismo punto central, hay evidentemente más espacio en la parte más externa del diseño que en el centro. En los diseños modernos, el espacio abierto está a veces en el centro. En un diseño plano, no hay espacio dentro del arreglo floral.
En los diseños tradicionales-modernos la agrupación de componentes vegetales significa que prácticamente no habrá espacios abiertos en el interior del diseño.
Sea cual sea el estilo del diseño que crees deberías colocarlo en una zona abierta. No lo dejes en una estantería estrecha en la que quede prieto, ni en lo alto de un armario de la cocina donde toque el techo. Los arreglos florales necesitan espacio alrededor para que puedan apreciarse en su totalidad.
Cuando ya hayas adquirido cierta seguridad y empieces a experimentar, descubrirás con tus nuevas técnicas aprendidas que muchas de estas “reglas” pueden fácilmente violarse. Un uso correcto de la forma, textura, color y espacio es esencial en un buen arreglo con flores secas, aunque los principios del diseño -equilibrio, tamaño, contraste, ritmo, proporción, elementos dominantes y armonía- son también importantes.
PRINCIPIOS DEL DISEÑO
Equilibrio, tamaño, contraste, ritmo, elementos dominantes, proporción y armonía pueden parecer aspectos enormemente complicados, pero la teoría de estos principios es fácil de entender. Si los comprendes, te ayudarán a diseñar sin problemas arreglos florales creativos.
EQUILIBRIO
Un buen equilibrio no sólo significa que tu diseño no se caerá, sino que tampoco parecerá que se vaya a caer. Un buen equilibrio es importante sea cual sea el estilo que se desee crear.
Al buen equilibrio le ayuda una correcta proporción de los elementos. Éstos son otros factores que contribuirán a lograr un buen equilibrio:
• Recipientes con dos asas o un asa central simplificarán el equilibrio. Si tienes un recipiente con un equilibrio asimétrico, como en el caso de un jarro, el asa debería formar parte del diseño general.
• Mantén los componentes focales fuertes dentro de los límites creados por los materiales de ramaje que conforman el esbozo del diseño, de lo contrario puede quedar excesivamente cargado.
• Utiliza colores claros en los extremos de tu diseño y más fuertes o brillantes en la parte inferior y más central en los diseños tradicionales. Cuanto más puro sea el color más atractivo resulta. La vista agradece los componentes de colores intensos en la parte interna del diseño, en vez de en sus límites.
• En los diseños tradicionales y tradicionales-modernos inclina algunos componentes vegetales hacia abajo hasta que sobresalgan de los bordes del recipiente. Esto producirá el efecto de que tanto estos componentes como el recipiente se pertenecen uno a otro, de lo contrario el material vegetal no parecerá encajar bien en dicho recipiente.
• En muchos diseños, colocar una base puede ser de ayuda para lograr un correcto equilibrio. Si la anchura de los componentes vegetales en un diseño acabado es más de una vez y media la anchura del recipiente, de extremo a extremo, puede quedar muy recargado. Si se le añade una base sencilla, que repita la forma aproximada y general del diseño –es decir, una base redonda en un arreglo de contorno circular, o una base ovalada si el arreglo también lo es-, da una anchura extra en la base del diseño, corrigiendo así el desequilibrio. Por base se entiende cualquier objeto que sea plano, por ejemplo una bandeja, un salvamanteles, la base de un cubrepasteles, una bandeja de plata o una tabla para cortar el pan. Los cestos y canastas tienden a quedar raros colocados sobre una base. Necesitan tener un contacto directo con el mueble o el alféizar, por ejemplo, sobre el que están colocados.
TAMAÑO
Si todas las partes que conforman tu diseño parecen, como si pertenecieran a la misma familia, entonces el tamaño es correcto. Esto significa que:
• Tu recipiente debe tener el tamaño apropiado para los componentes vegetales que utilices –las flores grandes y cápsulas o vainas, como los farolillos y las hortensias, requieren un jarro sólido de cerámica, por ejemplo, o un gran canasto-. Un delicado ramillete de rosas y gipsófilas estará en correcta proporción si se asienta sobre una pequeña fuente de cristal o un plato chino.
• Tus flores deben guardar una proporción adecuada entre ellas: las peonias y las hortensias quedan desproporcionadas en tamaño junto a un tallo suelto de lavanda. Si, no obstante, se agrupan diez u once tallos de lavanda y se atan con un cordel o un alambre, el efecto será más marcado y por tanto estará en mejor proporción.
• Ningún tipo de flor debe ser dos veces mayor que el tamaño de la siguiente flor más grande dentro del arreglo floral. Si lo es, añade algunos componentes de transición de un tamaño intermedio.
Si tus flores focales parecen muy grandes en relación con el resto de componentes vegetales, y son la única flor de ese color en el arreglo, añade componentes lineales o de ramaje del mismo color y las flores focales dominarán menos.
CONTRASTE
El contraste de formas es importante en la mayoría de diseños, pero el contraste de texturas es siempre una prioridad. Realza todos los diseños en los que se utilice más de una variedad de componentes de vegetales. Cuando se aglutina un mismo tipo de flor o testas de semillas, el contraste se logra utilizando un recipiente de una textura distinta, o haciendo quizás una figura con finos tallos sin hojas.
RITMO
Los diseños rítmicos son los que logran atraer y mantener la atención de la persona que los mira. Esto ocurre porque hay movimiento en el diseño. El ritmo se crea cuando los componentes vegetales están dispuestos de tal manera que la vista recorre todo el arreglo floral, en vez de alejarse de él. ¿Cómo lograr ese ritmo en el diseño?