El verano y las flores

Si Te Gustó Compártelo :)
Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on LinkedIn0Email this to someone

EL VERDOR DEL VERANO

Puede parecer extraño, pero es en verano, cuando todo está verde, que resulta más difícil realizar un arreglo con hojas y ramas. La mayoría de las plantas están, durante esta época, completamente verdes y no ofrecen la gama necesaria de diferentes tonalidades de verde. Son los arces los que se encargan, al menos en gran parte, de solucionarnos el problema, ya que se puede usar alternativamente una cara u otra de sus hojas y así obtener esas diferentes tonalidades. Los matices blancos y luminosos se pueden conseguir con el Acer negundo “Variegata” (utilizando tanto las hojas como las extrañas samaras), la Cineraria marítima y el atractivo mentastro (Menta rotudifolia “Variegata”) con pintas blancas. El color amarillo pueden proporcionarlo el olmo dorado (Ulmus “Wredei”), la Robina “Frisia”, Gleditsia “Sunburst” y las delicadas ramitas de la rosa botánica de color amarillo pálido (Rosa primula). También son muy atractivos el marrón rojizo del reverso de las hojas de la Ligularia clivorum y el verde violáceo de la Salvia officinalis “Purpurea”.
Deliberadamente no he mencionado aquí las hojas siempre verdes de las coníferas. Por más bonitas que sean, las reservaremos para los arreglos de invierno.
Las composiciones hechas exclusivamente con hojas y ramas son las más fáciles de preparar con gomaespuma, ya que por lo habitual no es necesario ubicar cada pedúnculo en una posición particular; normalmente estos elementos tienden a adoptar una posición natural más que a mantener una impuesta. El bloque de gomaespuma no debe sobresalir mucho pues las mismas ramificaciones, sumamente abundantes, ayudarán a proporcionar un buen soporte.
Los que piensen que es demasiado difícil trabajar con este tipo de soporte, pueden utilizar un florero decididamente grande e insertar en él unas cuantas ramas de colores variados a mediados del verano, cuando los árboles y los arbustos han crecido al máximo, no hay necesidad de preguntarse cuáles son las mejores ramas: una simple y pequeña poda proporcionará todo lo necesario para realizar un bonito y abundante arreglo. El único punto importante será controlar que las ramas sean de distintos tonos.

CON UNAS POCAS HOJAS VERDES, UN EFECTO SORPRENDENTE
He aquí algunos ejemplos: una elegante rama de haya (Fagus sylvatica “Roseomarginata”) combinada con algunos brotes de la espléndida enredadera Actinidia kolomikta, sus hojas verdes manchadas de rosa, y con un simple ramo de rosas rojas en el centro; o bien, un brote fresco de álamo blanco (Populus alba) cuyas hojas tienen, durante el verano, una llamativa tonalidad plateada combinado con una decorativa Cineraria marítima colgante, un toque de mentastro (Menta rotundifolia “Variegata”) de hojas veteadas y, por último, una bonita rosa blanca.
En un arreglo verde también se pueden usar (y, de hecho, habría que ser demasiado inflexible para no hacerlo) algunas ramitas con frutos por ejemplo, alguna variedad de manzano (Malus) o bien algunas bayas o escaramujos. La tonalidad de los materiales estará determinada, en este caso, por el color de los frutos escogidos. Si se eligen frutos de tonalidad anaranjada y amarilla, se agregarán algunas ramas amarillentas y sólo una o dos flores del color de los frutos. Si en cambio se han elegido bayas o escaramujos rojos, lo más indicado será añadir algunas ramas de color verde oscuro o marrón y una dalia o una rosa roja para completar la armonía.
El cornejo blanco (Cornus alba) de tallo da unas preciosas bayas de color gris azulado. Estas bayas casi transparentes combinan muy bien con los farolillos azules (Campanula lactiflora “Loddon Anna”).
Para los escaramujos de rosa silvestre (Rosa canina) se puede optar por la Rosa x pteragonis “Headleyensis”, mencionada ya anteriormente que da unas flores simples de color amarillo y frutitos redondos de color morado muy intenso, por la R. roxburghii con sus grandes flores de color rosa brillante y sus redondos frutos verdes y espinosos, muy similares a las castañas o por la R. moyesii “Geranium” con llamativos frutos de color naranja rojizo.
A menudo me complace utilizar la baja de los faisanes (Leycesteria Formosa) la cual, con sus decorativas ramas curvas, sus hojas espléndidas de color verde y sus flores rosadas resulta muy apropiada tanto para realizar un arreglo de hojas y ramas como uno compuesto sólo por algunas ramitas, unos frutos y unas pocas flores. Muchas veces los arbustos de esta planta, son propensos a sufrir las heladas, pero luego reviven siempre.

Si Te Gustó Compártelo :)
Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on LinkedIn0Email this to someone

Los comentarios están cerrados.

Clic Para Enviar Flores

arreglo floral grande con 100 rosas rojas
flores dia de la madre mimo a mi mama
llave de su corazón

te amo mamá
rosas con girasoles
floristerias en medellin abrazame mamita

carazon con rosas rojas
dos corazones hechos en rosas rojas
arreglo frutal con gerberas

únete y aprende más sobre el amor y los sentimientos

Lo que las mujeres piensan

Encuéntranos en Google Plus

Las flores y sus significados