Las flores una gran sorpresa

Una gran sorpresa de flores

Las sorpresas no se acaban nunca. Cuando se va de paseo por el campo, o por el bosque, conviene siempre llevar un par de tijeras, guantes y un cesto con buena capacidad. No estamos naturalmente aconsejando el diezmar salvajemente las plantas.

Todo lo contrario. Las especies protegidas deben ser respetadas, las venenosas ignoradas o tratadas con la debida cautela. Si de una especie hay un único ejemplar, no puede diezmarse; se cogen sólo algunas ramas. Más que depredar, se debe “podar”, con mano suave con sentido y con mesura. De lo contrario sucede que montañas de material una vez en casa, no se utiliza y acaba por tirarse a la basura.

Muchas cosas son muy bellas, pero una vez cortadas tienen poca duración: es mejor dejarlas donde están. Otras nos gustan pero no las conocemos; cojamos sólo una pequeña cantidad y hagamos una prueba: si se mantienen bien en agua, y cogeremos más la próxima vez.

En el Jardín

Plantamos una mata porque pensamos que nos será muy útil para hacer composiciones. La cuidamos, la hacemos crecer… y después nos ocurre que nos falta corazón para arrancarla. Lo mismo sucede con las flores. ¿Cómo privarnos de esa mancha de color?

Lo mejor es reservar una zona aunque sea pequeña, para las plantas de “composición”. Sin problemas de diseño, color o estética, plantaremos todo lo que consideremos útil para nuestro hobby, experimentaremos nuevas especies y cuando llegue el momento cortaremos sin remordimiento.

En la Ciudad

No hay que pensar que porque se viva en la ciudad, la búsqueda es inútil. No podéis imaginar cuánto material se descubre curioseando en los puestos callejeros, mirando escaparates o sencillamente yendo a los supermercados. Verduras muy bonitas, frutas tropicales y flores frescas.

También las plantas de interior son muy útiles, a veces insustituibles, para hacer composiciones. Pensad en las tonalidades amarillas, naranjas y purpúreas del crotón, en las hojas lácteas y aterciopeladas de la difenbaquia, en la elegante ligereza de la camadorea. Curiosead en los viveros, son una fuente de inspiración muy agradable.

Al Regreso

Apenas regresemos a casa, será necesario dedicar un poco de tiempo al material que hemos cogido o comprado. Será necesario recortar el tallo mediante un corte oblicuo, para que beban mejor el agua y ponerlas en agua fresca y abundante, después de haber quitado todas las partes muertas.

Es aconsejable liberar el tallo de las flores de gran parte de las hojas, para evitar que en el agua se pudran, y sumergir totalmente, mojar completamente el verde de mas cuerpo y pesado para hidratarlo bien.

Las bayas no temen nada; es verdad que las hojas se mustian rápidamente, pero hay ramas que resultan muy bellas incluso sin hojas. Las frutas de bosque deben colocarse en un cestito, no demasiado apelotonadas para evitar la formación y la propagación de moho.

¿Qué Podemos Recoger?

Las Flores

Flores, tantas flores de distintas formas, gamas y tamaños, se extienden hacia lo alto, creando un agradable contraste de espacios llenos y vacíos.

Las Hojas

En esta opulenta composición ramas y hojas han sido reunidas voluntariamente para crear un singular muestrario botánico.

La Fruta

Esta composición de frutas, preferentemente tropicales, hace pensar en el sol, en el mar, en el verano.

La Verdura

Una composición sin excesos, toda de verduras. El vacío central está equilibrado por las largas hojas que parecen delimitar sus contornos.

Pequeño Cesto de… Flores
A Pesar de Todo. Bella

Corolas abiertas y a punto de perder los pétalos por lo que será necesario cortarlas para que la planta no pierda vigor… son flores demasiado abiertas como para ser utilizadas en composiciones… ¡no las tiremos! Reunidas en una antigua huevera superponiendo capas de color, resultan igualmente decorativas. Difundirán un ligero perfume y después, poco a poco, se irán secando y podrán ser utilizadas de nuevo.

Flores de Primavera

Anémonas multicolores y tiernos tulipanes están colocados en agua en vasos protegidos con pequeños cestos de junco.

Un Conjunto de Mimbre

En un simpático centro de mesa de mimbre, se ha realizado una composición de hojas de aspidistra replegadas en forma de volutas, son importantes los claveles rojo sangre y las rosas jaspeadas.

Una Caja de Caña

Las bellas calla blancas parecen querer salir hacia la luz, sus corolas dúctiles se curvan y rodean la caja de caña que las contiene.